lunes, 16 de enero de 2017

El tren de las 4.50

Volvemos tras las vacaciones. Esta vez es el turno de Miss Marple y El tren de las 4.50. 

La Sra. McGillicuddy ve a una mujer siendo estrangulada en el instante que el tren en que se encuentra disminuye la velocidad y el tren en sentido contrario acelera. Como es de esperar, nadie la cree, pero por suerte su amiga Jane Marple toma cartas en el asunto.

Fue publicada en 1957 y como muchas de las novelas de Agatha Christie, tiene también una adaptación al cine.

Veamos que opinan nuestras lectoras

Empezamos por Pau

Esta vez sí que sí, me ha ENCANTADO este misterio de la adorable ancianita Miss Marple, y eso que se van viendo las costuras (no, no he dado con el asesino pero sí sé que si aparece algo, por mucho que se descarte, es relevante) Es todo un gran disparate pero no sé, a mí me cuadraba a la perfección, la visión del asesinaro es producto d ela casualidad, sí, pero a partir de ahí me he creído hasta que una licenciada en matemáticas por Oxford elija ser ama de llaves como medio de vida ¡incluso que le paguen un dineral cuando jamás pasa más de tres semanas en una casa! No sé, supongo que Agatha Christie echaba de menos las amas de llaves anteriores a la guerra mundial y por eso las valora TANTO.
Esta vez me ha dado penuca el asesino, no sé por qué.
Oh, y no se pierdan el retrato que, una vez más, hace de España donde, por lo visto, había crímenes pasionales a diario y por decenas.

Seguimos con Pi

BUENÍSIMO, así, con mayúsculas. Un asesinato un poco traído por los pelos , pero que más da. Mías Marple cada vez me gusta más. Tiene el protagonismo justo en las novelas para resultar adorable y nada pedante. El resto de personajes bien desarrollados.
No es un libro que te tenga en un suspiro continuo. Se lee casi en calma , y se resuelve  todo tan al final que a ratos tenía que acabara y nos quedáramos con la duda.
No sabía que había una película , pero ahora quiero verla.
Muy recomendable.

Y terminamos con MG

Por una serie de catastróficas desdichas he leído este libro tan a trompicones que no he podido disfrutar plenamente de todas sus ventajas: Miss Marple, los tres asesinatos, el drama familiar y un final precipitado que es, de lejos, de los finales más locos y más tramposos con los que Dame Agatha nos enloquece cada dos semanas. 

Me hubiera gustado leerlo en otras circunstancias.

Volvemos dentro de dos semanas con Inocencia trágica. Hasta entonces, tengan cuidado ahí fuera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada